La Justicia condenó a Aníbal Fernández por haber acusado falsamente a José María Escobar, un dirigente del Partido Obrero, a quien hiciera responsable durante una conferencia de prensa emitida por cadena nacional, de un sabotaje a trenes de la línea Sarmiento, en el año 2008. Así lo dictaminó la jueza civil y comercial federal, Alicia Pérez, quien también condenó al Estado Nacional, dado que Fernández en ese entonces, ejercía el cargo de ministro de Seguridad y Justicia.

“Quien invoca un hecho tiene la carga procesal de demostrarlo, obligación que pesa sobre el que afirma, y que la mencionada carga es una circunstancia de riesgo que consiste en que quien invoca no acredita los hechos que debe demostrar, pierde el pleito”, señaló la magistrada.

El hecho ocurrió el 4 de septiembre de 2008, cuando en el transcurso de la mañana un tren descarriló en la estación Castelar, lo que provocó la indignación de los pasajeros que atacaron la formación. Más tarde, una situación similar se produjo en la estación de Merlo.

Por la tarde, el entonces ministro de Seguridad y Justicia, acompañado por Carlos Stornelli, quien era ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, brindaron una conferencia de prensa desde Casa Rosada donde acusaron al PO de sabotaje.

“El que dirigió toda la operación, en este caso, es un militante del Partido Obrero, que se llama José María Escobar, que es preceptor de una escuela, debería haber estado trabajando en ese momento”, decía Fernández en cadena nacional.

“La gente que está presente es la que dice que esta persona es la que se quita el buzo, lo mete dentro de un balde, lo prenden fuego, cuando el buzo prendió fuego lo tiran dentro con eso y comienza el incendio de los siete vagones”, detallaba Aníbal, mientras exhibía fotos del episodio.

Al tiempo que respondía a un periodista que estaban por detener al militante del PO, luego de aportarle las pruebas al juez. Algo que finalmente nunca ocurrió, ya que sólo fueron imputadas y detenidas diez personas por el robo de monedas en las máquinas expendedoras, que fueron liberados y sobreseídos por la prescripción de la causa.

“La condena establece un monto mucho menor de lo pedido en la demanda”, cuestionaron desde el PO, debido a que la denuncia de Escobar contra el entonces ministro y el Estado era por % 1.500.000.

Y agregan que la sentencia, “tampoco atribuye a Fernández el conocimiento de la falsedad de la acusación ni el hecho de que hiciera uso de su cargo para calumniar a un ciudadano”.
En la demanda, el ex ministro argumentó que no se trató de una falsa acusación, sino que brindó públicamente la información que recogió la Policía Federal del lugar del hecho.

“No se encuentra probado, ni tampoco se infiere, que el Sr. Fernández haya prendido fuego un buzo y lo haya arrojado; además, no fue llamado a declarar ni imputado en la causa penal iniciada como consecuencia de los hechos acontecidos”, señaló la jueza.

Y concluye: “Considerando la gravedad de los dichos del Sr. Fernández que apuntaron al actor (Escobar) como el autor principal de los incidentes, y que afirmó que debía estar detenido, cuando ni siquiera fue imputado en sede penal, la proyección social desdorosa de la atribución injusta, como también el efecto de aislamiento que ocasiona la pérdida o la duda sembrada sobre su reputación, debe reconocérsele en concepto de daño moral el importe de $ 50.000”.

Ahora, el ex ministro podrá apelar el fallo, como así también el Estado, para que sea revisado por la Cámara Civil y Comercial Federal, al igual que Escobar para que se eleve el monto de su reclamo a la denuncia original.

DEJA TU MENSAJE

Por favor ingresa tu comentario
Por favor introduzca su nombre acá