Ola de calor se define a un período de 3 días seguidos en adelante, y excesivamente cálido, en el cual las temperaturas máximas y mínimas superan en forma simultánea, valores que inciden de modo negativo sobre nuestra salud.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió una alerta naranja por olas de calor
Así, se determinaron los niveles de alerta y sus efectos sobre la salud, que van del verde (sin efecto sobre la salud, sin peligro sobre la salud de la población) al rojo (efecto alto-extremo, muy peligroso, pueden afectar a todas las personas saludables), pasando por el amarillo (efecto leve-moderado, pueden ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo: bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y enfermos crónicos) y naranja (efecto moderado-alto, pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo).

Cómo cuidar la salud ante una ola de calor

Lo más importante es prevenir, las personas mayores y los bebés deben estar en condiciones frescas, con agua suficiente. Si comienzan a sudar mucho, o están demasiado tranquilos o que tienen sed hay que ofrecer líquidos. Y si se quedan dormidos o se desmayan hay que concurrir a un médico.

Lo recomendado es beber dos litros de agua segura diarios (equivalente a ocho vasos) para mantener una adecuada hidratación. Además desde Fundación Barceló sumaron algunos consejos para evitar golpes de calor:

– No esperar a sentir sed: esta sensación es un mecanismo tardío del organismo para recuperar el líquido corporal. Es importante beber agua durante todo el día para no llegar a esta instancia.

– En caso de hacer actividad física es conveniente beber más: lo ideal es sumar medio litro antes y después del ejercicio y beber cada 10 y 15 minutos durante el proceso.

– Acompañar todas las comidas con agua: ayudará a llegar a la cantidad recomendada.

– Refrescarse con agua fría: ante la sensación de calor se recomienda humedecer las muñecas y la nuca. En estas zonas pasan venas y arterias que refrescarán la sangre en circulación, generando alivio y frescura.

– Ayuda memoria: es importante beber a conciencia agua. Para quienes no tienen el hábito existen aplicaciones para el celular que ayudan a recordar su ingesta, o incluso pueden usarse alarmas tradicionales.

– Consumir frutas y verduras: son ricas en agua, vitaminas y minerales y su consumo sirve para mantenerse hidratado o rehidratarse.

DEJA TU MENSAJE

Por favor ingresa tu comentario
Por favor introduzca su nombre acá