En su primer pronunciamiento como presidente, ante el Congreso, Bolsonaro reiteró algunas de las muchas promesas que hizo durante la campaña electoral y se comprometió a rescatar los “valores” más tradicionales de la sociedad y a “liberar a Brasil de las amarras ideológicas”. Anticipó que impulsará la venta sin restricciones de armas para “legítima defensa”, e hizo una fuerte prédica contra la inseguridad. En su discurso de asunción, el líder de la ultraderecha brasileña, Jair Bolsonaro, subió este martes por la tarde la rampa que lo llevó desde la calle hasta la primera planta del Palacio presidencial de Planalto, aclamado por miles de personas, poco después de jurar el cargo ante el Congreso.

En lo alto de la explanada era esperado por el presidente saliente, Michel Temer, que lo saludó al tiempo que Bolsonaro era ovacionado por una multitud congregada frente al Palacio y por otros cientos de dirigentes políticos e invitados que esperaban en el interior del recinto.

El acto oficial se desarrolló sin mayores inconvenientes, aunque hubo un momento donde el flamante presidente se sobresaltó. Ni bien partió el auto descapotable que lo llevaba, junto a su esposa Michelle, rumbo al Congreso, la guardia de jinetes que lo escoltaba sufrió un traspié, luego de que un caballo se asustara por las sirenas de las motos de la policía. Fue tan solo un segundo, donde la comitiva frenó hasta que el animal recompuso la marcha.

DEJA TU MENSAJE

Por favor ingresa tu comentario
Por favor introduzca su nombre acá