Simón tenía tres hijos y ocho nietos, trabajaba como comerciante hace más de 30 años en su almacén de la avenida San Martín al 1800, en Longchamps. Su nombre completo era Simón Mamani Burgos, tenía 59 años, y era de nacionalidad boliviana. Atendía el negocio con su mujer, Andrea Jurado, de 60, cuando 5 hombres armados irrumpieron en 3 motos y lo asesinaron al impactarle una bala en su pecho.

A pesar de que Simón entregó todo lo que había en la caja, unos 500 pesos, los delincuentes dispararon igual. “Me dieron, me dieron”, gritó Simón, al tiempo que su mujer corria a ayudarlo. En ese momento, uno de los delincuentes apuntó a Andrea, que logró desviar el arma y el tiro impactó contra el techo.

Las cámaras de seguridad de un vecino captaron el momento en el que los motochorros entran en el local a las 21.30 del sábado. Dentro del local, había dos clientes, Simón y su esposa. Los hombres entraron armados y encapuchados a los gritos, mientras uno vigilaba la entrada haciendo de “campana”.

“Pedían la plata, los insultaban. Dos redujeron a los clientes, uno fue con mi papá y otro con mi mamá. Les dieron lo que había. Revisaron todo y creemos que mi papá hizo un movimiento, habrán pensado que iba a sacar un arma o algo, y le tiraron en el pecho, del lado del corazón”, relató Haydée, hija de Simón en Clarín.

Simón era comerciante hace mas de treinta años y tenía el almacén de la Avenida San Martín hace diez. Contaban con cámaras de seguridad a las afueras del local pero se encontraban desactivadas por los reiterados cortes de luz, según explicó Haydée. El sábado debía ir el técnico a repararlas pero nunca se presentó.

Cuando la policía llegó al almacén intentó trasladar a Simón en el patrullero hacia la Unidad de Pronta Atención (UPA), pero el hombre ya estaba muerto. Los ladrones escaparon por la misma avenida hacia la estación de trenes y ningún testigo pudo identificar las patentes ni los rostros ya que iban encapuchados.

La causa está caratulada como “homicidio en ocasión de robo” y está en manos de la fiscal Silvina Estévez, de la UFI N° 4 de Lomas de Zamora.

DEJA TU MENSAJE

Por favor ingresa tu comentario
Por favor introduzca su nombre acá