Mientras Mauricio Macri descansa hoy en el country Cumelén de Villa La Angostura, se conoció que el pasado viernes 28 de diciembre, firmó una resolución para “descongelar” los sueldos de altos funcionarios del Estado. Los sueldos de alrededor de 300 ministros, secretarios y subsecretarios tendrán un incremento de un 20% en enero, y un aumento del 5% posterior, que llegará en el mes de febrero.
Según datos oficiales, los ministros perciben un sueldo bruto de alrededor de $183.500. Destacan dos con excepciones: el canciller Jorge Faurie cobra $ 350.000 como personal del Servicio Exterior, y el cordobés Oscar Aguad recibe un plus por desarraigo.
En tanto, si bien los funcionarios no cobrarán retroactivos, tendrán a principios de 2019 el aumento que en 2018 recibieron el resto de los funcionarios de la administración pública: de ahí en más, se incrementarán acorde a la paritaria de UPCN y ATE.
En enero de este año, el jefe de Estado decidió congelar los salarios de los ministros que lo rodeaban durante todo el 2018, en un mensaje de austeridad para bajar el déficit fiscal de la Argentina.

De esta manera, ninguno de los funcionarios que comandan las áreas del Estado recibieron aumentos hasta la resolución que firmó de manera electrónica desde la localidad patagónica, donde reside con su mujer Juliana Awada y su hija, Antonia.
Pese al congelamiento del salario presidencial, según datos que publica el Gobierno, el mandatario tuvo un pequeño aumento en el primer periodo de este año.
En enero, el salario presidencial era de $208.207 brutos, en marzo esa cifra ascendió a $210.242, y en mayo era de $214.444, por lo que acumuló un 3% de aumento. Teniendo en cuenta las deducciones correspondientes, el presidente cobró cerca de $130.000 en mano.

DEJA TU MENSAJE

Por favor ingresa tu comentario
Por favor introduzca su nombre acá