La víctima se llamaba Diego Xavier Guastini, tenía 45 años, y salió de su casa esta mañana al volante de su Audi, rumbo a su oficina de Florida y Lavalle, en el microcentro porteño. Pero nunca llegó pues, se presume, lo estaban esperando en el camino para matarlo. El ataque se produjo sobre la calle Paz, en su intersección con Alberdi, cuando una persona se le acercó hasta su ventanilla, y lo ejecutó de tres disparos. Guastini (45), y fue socio del desaparecido y también “financista”, Hugo Díaz, y del hijo del asesinado ex agente de la SIDE “Lauchón” Viale.

Todo ocurrió a poco menos de 100 metros de la municipalidad de Quilmes​, y sus dos asesinos escaparon en moto. El crimen sucedió alrededor de las 8.30, y dos agentes de la Policía local de Quilmes, que estaban de recorrida por la zona, fueron los primeros en llegar a la escena.

Tras la agresión, Guastini fue asistido por un conductor que vio la escena. El hombre se bajó de su auto que quedó a mitad de la calle para ayudarlo. “Me dieron, me dieron”, llegó a decir la víctima. El testigo vio la Glock 23 en su cintura y lo llevó a la vereda. Mientras llegaban enfermeras y médicos de la sala Houssay ubicada a metros del hecho.

Poco pudieron hacer pues el hombre tenía tres disparos en el cuerpo, uno en el abdomen, otro en la axila y otro en el brazo. Se llamó al SAME de urgencia, llegaron dos ambulancias al rato, se trasladó al hombre hacia el Hospital Iriarte de Quilmes, pero no resistió, muriendo en el camino.

En la escena quedó su Audi A4 plateado, con tres impactos, todavía con el motor en marcha y parado a la mitad de la calle. Algunos de los tiros impactaron en la puerta, otros en la ventanilla.

Se encontró la billetera de la víctima con sus documentos, junto a los papeles del arma que portaba, la cual llevaba cargada en la cintura, y tenía en el auto un cargador extra. La Policía también encontró una agenda, una chequera en blanco, dos teléfonos celulares, y en el suelo, dos vainas servidas de una pistola 9 milímetros.

Guastini vestía un pantalón azul, camisa cuadrillé y zapatillas de cuero marrón. Tras el ataque, el hombre terminó tendido en la esquina donde funciona el Centro de Zoonosis de la municipalidad de Quilmes.

El mes pasado, el financista había sido condenado por sus vínculos con una banda que traía dinero negro desde Europa, a una pena de tres años de prisión en suspenso, tras acordar con la Justicia, un juicio abreviado.

Investiga el fiscal Martín Conde, perteneciente a la fiscalía N 3 de Quilmes, quien ordenó preservar la escena del crimen, y el auto para la labor de los peritos de Policía Científica. Intervino en el hecho personal de la comisaría 1° de Quilmes, que buscaba cámaras de seguridad y testigos que pudieran haber visto a los dos asesinos que escaparon en moto.

 

DEJA TU MENSAJE

Por favor ingresa tu comentario
Por favor introduzca su nombre acá