Quienes transiten (de ambos lados) por algunas de las calles paralelas a las vías del tren Roca, desde la avenida Primera Junta hasta la intersección de la avenida Florencio Varela, en el límite con Berazategui, pueden ver que se sigue avanzando en la instalación de los denominados “New Jersey”. Estos bloques de cemento de poco más de un metro de altura, sirven de contención y separación entre las vías del tren, y los espacios de tierra y veredas, que hasta hace poco, permitían transitar por el lugar. Hoy ya casi es imposible, y solo dejaron un pequeño espacio para las paradas de colectivos.

La empresa del Roca modificó los límites originales de los alambrados del ferrocarril, los corrió hacia la calle, le quitó espacio a las veredas originales, y en muchos casos, prácticamente, las anuló. Llama la atención también los árboles plantados por los vecinos que como se pueden ver, quedaron por dentro del área del ferrocarril. ¿Por qué?

Atentos a esto, le hicimos la consulta al edil de Ezpeleta, candidato a intendente y presidente del bloque de concejales de Unidad Ciudadana de Quilmes, José Migliaccio, quien nos dijo estar al tanto de la situación, y haber sido consultado por muchos vecinos. Por ello, y con la intención de preservar y/ o recuperar las antiguas veredas y plazoletas, y destinarlas a los vecinos para su tránsito, el uso de actividades al aire libre, o bicisendas.

Migliaccio prometió presentar, en breve, un pedido de informes; “ante el requerimiento e inquietud de muchos vecinos que ya nos consultaron al respecto, vamos a preparar un pedido de informes, en principio, porque creemos que está mal, y si así no fuera, para que se contemple la posibilidad de que ese espacio quede para uso público, y que intervenga el municipio para preparar las pistas que permitan generar una bicisenda, y donde se pudiere, la pista aeróbica donde los vecinos puedan mantener alguna actividad física”, sostuvo el edil.

No será este uno de los principales problemas que tiene Quilmes hoy, pero esto no inhabilita que nos desentendamos de la colocación de los New Jersey por parte del ferrocarril Roca, pues están dejando una gran porción de tierra y árboles plantados por los vecinos, dentro de su espacio colindante a las vías, y por fuera, como ya señaláramos, una mínima vereda, y en algunos casos, ya ni vereda para el tránsito de las personas.

Veremos si el Ejecutivo le da curso al pedido de informes de Migliaccio, y a su vez, si algún vocero del ferrocarril Roca puede explicar; primero, si están autorizados a hacer los cambios que hicieron, y luego, que digan en qué beneficia a nuestros vecinos que les hayan acotado zonas de libre tránsito de lo que alguna vez fueran amplias veredas entre Quilmes y Ezpeleta.

DEJA TU MENSAJE

Por favor ingresa tu comentario
Por favor introduzca su nombre acá